Boletín Nº106 ¿Que nos impide comunicarnos bien?

Susana y Marta, son compañeras de trabajo. Todos los días se ven y “Hola, ¿cómo estás?”, se saludan cordialmente.
Cada una con sus necesidades, preocupaciones, cansancio acumulado, llevando adelante una familia o no, tratando de vincularse bien con el novio, hijos, la pareja, los hermanos, amigos, sintiendo el desafío de vivir. Lo mismo les ocurre a Oscar y Silvia que son pareja, que duermen en la misma cama, que todos los días se saludan con un beso y una mirada a los ojos. También Patricia y Julieta son amigas, salen todos los sábados juntas, con sus respectivas parejas, van al cine y a comer afuera y durante la semana se mensajean afectuosamente para combinar la salida.

De pronto un día, tanto las compañeras de trabajo, como la pareja o como las amigas, el trato afectuoso y amable que se tenían, se transformó en un témpano o en total indiferencia.
Del trato cordial pasaron a la tensión y el enojo.
¿Qué pasó?

Uno dice que el otro lo miró mal, que no lo trató bien, que no se lo consideró, que prevaleció a otra persona que a sí mismo, que hubo maltrato, traición, engaño… y así el vínculo entre uno y otro se fue deteriorando, a veces hasta llegar a la separación ya no volverse a hablar o ver nunca más.
Nunca ninguna de las partes le dijo a la otra, de buena manera, respetuosamente, qué es lo que le había molestado, nunca se convocaron para hablar, para sincerarse, para trasmitirse su sentir profundo, su tristeza por lo que estaba ocurriendo.
Nunca más dialogaron, no por el hecho de ser compañeros de trabajo, pareja o amigos, sino por la simpleza de haber estado cerca, por haber compartido algunos momentos de la vida.
Nunca se comunicaron bien o directamente nunca más hablaron, por el hecho de no vivir con entripados, con algo que a uno le moleste, con un sentimiento negativo anidando en sí mismo, lo cual hasta puede a uno llegar a enfermarlo.
Pareciera ser que es más fácil vivir en el enojo, resentimiento, apatía, indiferencia, que sentarse y hablar con sinceridad de lo ocurrido, como una forma de respetar y valorar la vida.

Descargar Boletín Nº106 “¿Que nos impide cuidarnos bien?”



  1. Esta tranquilo! Por que no dejar un comentario?



0

*


Temas de Salud Natural
Ir a la barra de herramientas