Película recomendada.

Ser digno de ser se presenta como un filme lleno de emoción y sensiblería a simple vista. Pero gratamente, es mucho más que eso. Una trama cargada de temas controvertidos y dramáticos da marco a esta historia a la que se resume como un gran acto de amor entre una madre y su hijo adoptivo, o bien, el sacrificio de una madre biológica que logra encontrar una salida del horror, para su hijo. De allí en más, ese niño de raza negra escapa hacia Israel haciéndose pasar por uno de los judíos de los campamentos de Sudán, en un plan de los que Estados Unidos para llevarlos hacia Israel, por el año 1984. Una familia francesa radicada en Tel-Aviv lo adopta y le brinda su amor y contención. Este niño, rebautizado como Schlomo, descubre poco a poco los misterios y tradiciones de la religión impostada, y entrelaza una profunda amistad con un rabino que será, de aquí en más, una guía fundamental para este joven.
La película enfoca detalladamente la infancia, la adolescencia y los principios de adultez de Schlomo, interpretado dignamente por tres actores diferentes. En esas etapas será víctima del racismo, las luchas sociales, los conflictos de guerra del país. Pero también, la relación tan intensa con su madre adoptiva generará una aspereza cada vez más profunda con su padre. El director Radu Mihaileanu traza detenida y claramente cada suceso en la vida de este joven, y nos muestra los diversos estados emocionales, dejando siempre abierta una puerta hacia la esperanza, el optimismo y las cosas bellas de la vida. Por todo esto, Ser digno de ser es una película que, más allá de sus extensas dos horas y media, logra conmover al espectador, y mantenerlo atrapado frente a una historia que deja huellas. Vale la pena…

Critica escrita por: Tomás Sala



  1. Esta tranquilo! Por que no dejar un comentario?



0

*


Temas de Salud Natural
Ir a la barra de herramientas