Cada estación nos presenta su peculiaridad. Podríamos decir que la primavera es un renacimiento, es el salir afuera de todo lo que estaba oculto, durmiente y quieto durante el invierno. La primavera es el renacer de la Naturaleza en su totalidad. Todo brota, florece, se asoma, como pidiendo permiso para crecer.

Manifestaciones Físicas

Así como todo brota, como todo se exterioriza y florece en primavera, nosotros también necesitamos sacar afuera, exteriorizar.

Durante el invierno acumulamos exceso de alimentos grasos, de alimentos muy cocidos, para darnos calor, consumimos alimentos de mayor densidad, producto de la necesidad de contrarrestar el frío.

En primavera al haber más calor, el organismo comienza a eliminar lo acumulado durante el invierno.

El hecho de que todo brote y salga al exterior, hace que ese mismo proceso que ocurre en la Naturaleza, ocurra en uno mismo, invitándonos a sacar afuera. Por eso la primavera es un período de desintoxicación, de eliminación de los excesos del invierno. Son comunes en esta época los problemas hepáticos, las alergias, y los problemas circulatorios. La circulación sanguínea comienza a ser más lenta debido a que hay más sol en el ambiente y en consecuencia más calor. El frío hace que la circulación sea más rápida y el calor la enlentece. Aparecen dolores en las piernas y el intestino se hace más lento en su movilidad, por un lado por la sobrecarga hepática y por otro lado porque la sangre circula más despacio.

El hígado es un órgano compacto, duro, que necesita frío, humedad para equilibrarse. Con el comienzo de los primeros calores y habiendo aún en el organismo resabios del invierno, es decir sobrecargas de alimentos consumidos, que dieron calor, el hígado se ve sobrecargado también, en esta época, por lo cual es necesario ayudarlo a equilibrarse. Entre los síntomas más comunes de sobrecarga hepática, podemos mencionar las alergias, dolores de cabeza, mareos, hinchazón abdominal, constipación, a veces diarreas, náuseas y otros…

Manifestaciones Psicológicas

Durante el invierno la actitud, debido también a la forma en que la Naturaleza se expresa, es de cierta retracción, tristeza, pasividad.

Al todo brotar, en primavera, también brotan de nosotros todos nuestros aspectos, la alegría, la tristeza, el enojo, la irritabilidad. En general suelen volcarse sentimientos que uno tiene adentro y que comúnmente no salen.

Cómo Equilibrarnos Con La Alimentación En Primavera

Al estar el sol más cerca de la tierra y al no haber ya tanto frío, necesitamos alimentos que puedan refrescarnos y alivianarnos.

Siendo que el hígado tiende a cargarse con los calores, necesitamos consumir alimentos que lo distiendan, disminuyendo la cantidad de cocidos y proteínas, e ir incorporando más verduras y frutas pero de bajo contenido en azúcar.

Las verduras y frutas cocidas tienen que ir dando lugar a las ensaladas y a las frutas crudas. Es importante bajar la ingesta de horneados, ya que el horno genera un calor más fuerte que el de las hornallas.

Otro hecho importante es que en el invierno, por el frío se tiende a comer más y a veces la medida no la manejamos muy bien, con lo que la sobrecarga hepática y circulatoria puede estar relacionada con el exceso de comida que venimos arrastrando. El hígado se sobrecarga no solo por la calidad de los alimentos, sino también por la cantidad. En la primavera necesitamos, para descargar el hígado y por la presencia de días más cálidos, disminuir la cantidad en la ingesta de alimentos.

Necesitamos disminuir el consumo de nueces, almendras y semillas en general, que son alimentos grasos, propios de ingerir en las épocas de frío, de manera que en este momento se necesita disminuir su consumo. Lo mismo ocurre con los aceites, por lo que conviene condimentar ensaladas con muy poco de éstos y utilizar fundamentalmente, jugos de naranja y limón. También la cantidad de sal tiene que disminuir ya que el exceso de la misma hace más lenta la circulación sanguínea. La sal genera calor en el organismo.

Es importante disminuir el consumo de carbohidratos, como cereales y harinas, por más integrales que sean, así como también de legumbres, que son alimentos que necesitan mucha cocción para elaborarlos, lo mismo que los aceites para cocción y azúcares. No significa dejar de consumir cereales integrales y legumbres, sino comer menos cantidad de las mismas o en preparaciones que impliquen mezclas con muchas verduras, crudas y cocidas. Comer frutas en exceso también genera sobrecargas ya que éstas contienen azúcar. Por eso es importante consumir aquellas con menos proporción de ésta.

Alimentos Recomendados

Achicoria, radicheta, acuzai o lechuga japonesa, nabo largo que ayuda a eliminar las grasas del cuerpo, lo mismo que los rabanitos, alcauciles (excelentes para beneficiar la función hepática), cardamomo que ayuda a los procesos digestivos y que se puede utilizar como condimento de verduras cocidas. Ensaladas que contengan hojas verdes amargas, mezcladas con peras, manzanas y de vez en cuando una naranja o mandarina.

Membrillo en forma de jalea, limón en forma de jugo, ya sea solo o bien con agua, jengibre y miel. El limón es un aliado del hígado, solo que si hay constipación conviene evitarlo. La jalea de membrillo beneficia la función hepática, lo mismo que los damascos frescos.

Jugo de zanahoria, manzana verde y jengibre ó de zanahoria, remolacha, apio y pera, como acompañamientos o bien entre comidas.

Tés de diente de león, canchalagua, carqueja, cardo mariano, cáscara de naranja amarga, cáscara de limón, todos estos reforzadores de la función hepática, semillas de habú (digestivo, activador circulatorio y movilizador intestinal).

Evitar O Moderar

Azúcares, alimentos muy cocidos, guisos, frituras, aceites, quesos, carnes y huevos en exceso, trigo, miel, lácteos, chocolate, todos estos alergénicos. Evitar comer en exceso.

Actividad Física

La primavera, es la estación ideal para estar al aire libre,  en contacto con la naturaleza, pisar el césped y la tierra descalzos, hacer caminatas, o andar en bicicleta, lo que nos oxigena y permite una buena eliminación de grasas y el equilibrio de todos los órganos del cuerpo.

También darnos un tiempo para actividades expresivas, bailar, cantar, pintar, etc.

Meditación

Buscar momentos para quedarnos en estado de contemplación u observación, percibiendo el movimiento interno, que son nuestros sentimientos, sensaciones, pensamientos. Observarlos sin juicios, ni justificaciones, permiten que nuestra mente y corazón se serenen, ocurran en nosotros espacios de silencio.

 



  1. Las Dalias el domingo 14 octubre, 2012 a las 2:22 pm

    Hola, muchas gracias por tus tan lindas palabras, que tengas un buen día, con afecto, la gente de que hace a Las Dalias.

  2. Elsa el domingo 14 octubre, 2012 a las 12:21 pm

    Hola queridos amigos del Spa Las Dalias ….me gusta lo que escribieron …en la nota que bbueno lo que hacen ,yo todavia no he podido ir ,pero ya me ocupare de ir a visitarlos , se que es todo lo maravilloso y sano lo que hacen ,la comida que preparan la dedicacion que hay en todo , y lo mas importante que sale del corazon .. los saludo con mucho cariño …y con un gran Namaste

  3. lucia el domingo 23 septiembre, 2012 a las 11:33 pm

    No conozco el spa ,seguramente no faltara opotunidad per me parece belisimos los consejos que dan son necesarios utile ya ue la gente esta avida de vivir mas n armonia
    Gracias


0

*


Temas de Salud Natural
Ir a la barra de herramientas