En la Medicina del Extremo Oriente, el final del verano se lo llama la 5° estación.
El verano tiene su plenitud en diciembre y enero, ya febrero es el momento de la declinación.
Fin de febrero, principio de marzo, marca una transición entre la plenitud del verano y la llegada del otoño.
Los problemas de intestino suelen aparecer en este momento, las famosas diarreas estivales suelen ocurrir en esta época, así como también problemas en intestino delgado y grueso.
Algunos tips para tener en cuenta:
• Es importante comenzar a minimizar el consumo de frutas. Las frutas demasiado azucaradas dificultan la función intestinal, por eso es importante consumir aquellas con bajo contenido en azúcar como peras, manzanas y sandía y en lo posible cocidas. Evitar melón, uvas, cítricos, frutos rojos.
• Evitar las verduras que implican un esfuerzo en la digestión, por su contenido en ácidos: lechuga, rúcula, tomate, pepino, berenjena, espinaca, acelga…

Descargar Boletín Nro 102: Consejos alimenticios para el final del verano

 



  1. Esta tranquilo! Por que no dejar un comentario?



0

*


Temas de Salud Natural
Ir a la barra de herramientas