Esta nota la hemos extractado de la Revista CuerpoMente, N°146, Editorial RBA S.A., Barcelona y escrita por el Dr. José Luis Berdonces, dado que los conceptos vertidos en ella son compartidos por nosotros. Consideramos que es un aporte para la comprensión de la relación que existe entre la alimentación y los estados de ánimo. Algunas palabras han sido modificadas a la forma de hablar en nuestro país: Argentina.

Guía Para Ganar Serenidad
Tradicionalmente se ha entendido la nutrición correcta como aquella que aporta en cantidad suficiente los diferentes elementos de soporte necesarios para la vida, restando importancia a las otras influencias que pueden ejercer sobre nosotros los alimentos.
Sin embargo, lo que comemos es lo que somos (o lo que seremos en breve), en el sentido más amplio de la palabra, porque también influye en lo que sentimos.
Los grandes culpables de la agresividad, la depresión o las dificultades de concentración que pueden derivarse de una dieta algo errónea a menudo son los azúcares, las grasas saturadas o los aditivos alimentarios, principalmente.
El estrés y el nerviosismo se ven influidos por la dieta, y la dieta a su vez por el modo de vida. Para mejorar la dieta y hacerla más equilibrada y tranquila, conviene hacerse el propósito de cambiar algunos hábitos que llevan a alimentarse inadecuadamente.

Empezar En La Infancia
Muchas manías alimentarias vienen dadas por un deseo de reafirmación personal, y a su vez estas manías crean un círculo vicioso entre la dieta y el estado anímico que acaba cronificando ciertas actitudes vitales y ciertos alimentos. Este problema suele generarse ya en la infancia.

Descargar Boletín Nº40: La Dieta Antiestrés



  1. Esta tranquilo! Por que no dejar un comentario?



0

*


Temas de Salud Natural
Ir a la barra de herramientas