Si pretendemos encarar la salud teniendo en cuenta todos los aspectos que hacen al cotidiano vivir, como la alimentación, la actividad física, las actividades expresivas, el tipo de trabajo que realizamos, el sexo, los vínculos, el cómo prevenir y resolver enfermedades, la importancia del contacto con la naturaleza; es fundamental tener en cuenta la calidad del lugar donde vivimos y trabajamos, ya que suele llamarse a nuestra casa, a nuestro habitat, nuestra tercera piel. Para que el lugar en dónde vivimos cumpla con el objetivo de proveernos de bienestar físico y psíquico, es necesario tener en cuenta una cantidad de requisitos para que estos objetivos puedan llevarse a cabo. Si bien a veces no se puede cambiar el lugar donde se vive o trabaja, el saber de la importancia de la calidad de los materiales, de la interrelación entre ellos y nuestra salud, puede permitir que en un cierto momento uno haga los cambios necesarios, eligiendo inteligentemente, es de una simple pintura en un cuarto, utilizando por ejemplo aquella que no contamine el ambiente, hasta una simple refacción que puede realizarse teniendo en cuenta ciertos preceptos que hacen a nuestra salud física y psicológica. Por ello es que transcribimos tres notas de especialistas en el tema que nos dan una visión distinta e integradora que puede permitirnos mejorar nuestra calidad de vida.

Hacia Una Arquitectura Ecológica
Por: Arquitecta Mariana Bidart

Vivimos en una época en la cual, más que en otras, existe la inquietud por el bienestar humano y planetario. Esta tendencia se manifiesta desde diferentes ámbitos: en la medicina, en la alimentación, en la agricultura, en las psicoterapias, en la educación, etc., e incipientemente en la arquitectura.

La arquitectura comienza también a querer formar parte de esta conciencia, diseñando y construyendo en contacto más estrecho con la Tierra y con nosotros mismos.

Si pensamos en el universo como una serie de fenómenos interconectados, entonces cada una de nuestras acciones, aún la más pequeña, repercute en lo demás. De la misma forma, la construcción de un edificio resulta una interrelación con el entorno y con el ser humano.

Tradicionalmente un edificio se concibe de acuerdo a una función, una técnica y a ciertos preceptos estéticos. Se inserta el objeto en un determinado contexto, algunas veces teniéndolo en cuenta y la mayoría de ellas como algo autónomo, sin ningún lazo.

Descargar Boletín Nº28: Arquitectura y Salud



  1. Esta tranquilo! Por que no dejar un comentario?



0

*


Temas de Salud Natural
Ir a la barra de herramientas