La meditación y la salud:

En relación a la salud del cuerpo y de la mente, lo que hoy se llama una “Nueva Medicina”, hace fundamental hincapié en la meditación, como forma de resolución de cualquier tipo de enfermedad. Existen muchos datos concretos y experiencias personales que van demostrando cómo enfermedades que van desde la hipercolesterolemia, alergias, enfermedades del aparto digestivo, circulatorio, bronquial, osteoporosis, hasta el cáncer mismo, se pueden prevenir y ayudar a resolver a través de la editación,
como forma de conocimiento de uno mismo.

El incesante parloteo mental, producto del estrés, de la inseguridad, del miedo, genera una baja en el sistema inmunológico, esta baja de la energía vital, genera a su vez un debilitamiento de las funciones vitales, lo cual permite la instalación de cualquier tipo de enfermedad. Por otro lado una sangre acidificada también es el caldo de cultivo para diferentes tipos de desequilibrios físicos y psicológicos; el principal factor generador de una sangre ácida es “la mala sangre”. La ciencia misma va demostrando cómo a partir de situaciones, que generan sentimientos perturbadores, el cerebro segrega sustancias que van directamente al torrente sanguíneo, desequilibrando su calidad.

Jung, uno de los padres de la psicología, decía que el cuerpo expresa con la enfermedad, lo que la mente no pudo llegar a descubrir. Por lo tanto la posibilidad de comprender las capas ocultas del inconsciente, de comprender el ruido de la mente, la posibilidad de enfrentarse a miedos, inseguridades, ansiedad, incertidumbre, ha de permitir el normal fluir de la energía en todo nuestro ser, factor fundamental para un estado de alegría y vitalidad. La Organización Mundial de la Salud, define a la salud, justamente, como un estado de alegría y vitalidad.

Uno puede alimentarse muy equilibradamente, hacer actividades físicas, actividades expresivas, desarrollar un trabajo que lo llene de gozo, al igual que la concreción de un hermoso vínculo de pareja, tener hijos, un buen pasar económico, etc.; pero si no hay conocimiento propio, que libere al hombre de una carga de sentimientos primitivos, de miedos, inseguridades, sentimientos de insatisfacción, dolor, envidia, búsquedas, ambiciones, esperanzas, exigencias internas; todos sentimientos que van más allá de nuestra vivencia personal, que también son genéticos, ancestrales; sino hay una comprensión que de lugar a trascender todo esto, el conflicto estará siempre presente.

El conflicto estará siempre presente asechándonos en la primer vuelta de la vida, no podrá haber salud física y psicológica, ni tampoco felicidad
duradera.

Descargar Boletín Nº14: La Meditación, como forma de Conocimiento Propio



  1. Esta tranquilo! Por que no dejar un comentario?



0

*


Temas de Salud Natural
Ir a la barra de herramientas