Ese maravilloso aliado, la computadora, a la que muchos de nosotros hoy accedemos nos ofrece cantidades de ventajas en cuánto a comodidad, orden, información y ahorro de tiempo pero está siendo una grave amenaza para nuestra salud física y emocional.

La radiación electromagnética está íntimamente relacionada con la posibilidad de salud y enfermedad. De forma general se puede decir que dicha radiación produce la depresión del sistema inmunitario. En España se han realizado algunas investigaciones en este campo. Un equipo del hospital Ramón y Cajal, dirigido por J.L. Delgado y Jocelyne Leal, ha llegado a la conclusión de que las radiaciones electromagnéticas tienen efectos nocivos sobre el desarrollo embrionario de animales, produciendo malformaciones genéticas y muerte embrionaria. Tanto los equipos españoles como los extranjeros señalan, a través de experimentación animal, que las radiaciones electromagnéticas afectan la glándula pineal y hacen bajar el nivel de secreción de melatonina (hormona fundamental como sustancia anticancerígena).

En lo que respecta directamente a las computadoras y que incluye también a los aparatos de TV. existe el famoso informe de la doctora Marylin Goldhaber, publicado en 1988 en EE.UU. La investigación se centró en 1583 mujeres que durante 3 años habían sido sometidas a la radiación de pantallas de computadoras, por períodos superiores a 20 horas semanales. Estadísticamente estas mujeres mostraron el doble de abortos que las mujeres de parecida actividad laboral que no estuvieron expuestas al trabajo de las computadoras.

Se determinaron además dolencias sintomáticas como jaquecas, migrañas, agotamiento crónico, depresiones, insomnio y alteraciones de la presión y el ritmo cardíaco.

Por otro lado, todos conocemos los dolores de espalda, sacro, lumbares y cervicales que se generan al estar horas sentadas frente a estas pantallas, además del estado de embotamiento mental y excitación del sistema nervioso.

¿Qué es la melatonina?

La glándula pineal es la encargada de sincronizar los ritmos de vigilia y sueño, la melatonina es una hormona segregada por esta glándula que a su vez es el verdadero marcapasos interno. Nuestros antepasados se regían por la luz solar, se levantaban al amanecer y se acostaban al anochecer. Desde hace unos 300 años las máquinas comenzaron a marcar el ritmo de vida de las personas y nos hemos alejado de lo que naturalmente nuestro cuerpo necesita para convertir la luz solar en señales para nuestro biorritmo corporal. De hecho, entonces carecemos de un buen funcionamiento de esta glándula y de la necesaria cantidad de melatonina para el buen equilibrio psico-físico.

Descargar Boletín Nº11: Cómo Contrarrestar los Efectos de la Computadora



  1. Esta tranquilo! Por que no dejar un comentario?



0

*


Temas de Salud Natural
Ir a la barra de herramientas